Vidrios Cortafuego

La rotura de vidrios durante el desarrollo del incendio proporcionará la entrada y suministro de abundante oxígeno a la combustión y, por consiguiente, el fuego se reactivará e intensificará.

Con la instalación de vidrios cortafuego se impide la propagación del incendio (calor, llamas, gases y humo) durante un tiempo que variará en función de sus componentes, la intensidad del fuego, instalación, etc.

En función de sus propiedades los podemos clasificar en:
–  Parallamas: los que mantienen su integridad frente al fuego.
–  Resistentes al fuego o cortafuego: mantienen su integridad, aislamiento térmico y estanqueidad al paso de las llamas y gases.

Los vidrios cortafuego pueden ser clasificados en función del tiempo de resistencia que soportarían el fuego en: RF30, RF60, RF90 y RF120. Estos elementos están compuestos por una serie de láminas de cristal adheridas mediante un producto intumescente que colabora en ofrecer resistencia al paso del fuego.

En el caso de los vidrios parallama, se los clasifica por el tiempo de estanqueidad frente a las llamas en F30, F60 , F90 y F120.

En cuanto al tamaño, existe la posibilidad de elegir desde reducidas dimensiones hasta grandes superficies acristaladas que se instalarán sobre sus soportes, con las juntas y medios de sujeción adecuados.

 

Vidrio Cortafuego
Puertas Cortafuego Vidriadas – Creaciones Técnicas
Show Buttons
Hide Buttons
Ir a la barra de herramientas